Rodrigo viola a La Cava




Vía | El rincón de Leodegundia




De una torre de palacio   
se salió por un postigo 
La Cava con sus doncellas   
con gran gusto y regocijo. 
Metiéronse en un jardín   
cerca de un famoso hombrío 
de jazmines y arrayanes,   
de pámpanos y racimos. 
Sentadas a la redonda 
La Cava a todas las dijo
que se midiesen las piernas 
con un listón amarillo.
Midiéronse las doncellas,
La Cava lo mismo hizo,
y en la blancura y lo demas
grandes ventajas les hizo.
Pensó la Cava estar sola;   
pero la ventura quiso 
que por una celosía 
mirase el Rey Don Rodrigo.
Puso la ocasión al fuego 
y sacóla cuando quiso, 
y amor batiendo sus alas,   
abrasóle de improviso. 
Fuéron del jardin las damas
con las que habia rendido
al Rey con su hermosura,
con su donaire y su brío. 
Luego la llamo al retrete, 
y estas palabras le dijo: 
— Sabrás, mi florida Cava
que de ayer acá no vivo;
si me quieres dar remedio
a pagártelo me obligo
con mi cetro y mi corona,
que á tus aras sacrifico. —
Dicen que no respondió 
y que se enojó al principio;
pero al final de aquesta plática
lo que mandaba se hizo.
Florinda perdió su flor,   
el rey quedó arrepentido,
y obligada toda España
por el gusto de Rodrigo.  
Si dicen quién de los dos   
la mayor culpa ha tenido, 
digan los hombres: "La Cava"   
y las mujeres "Rodrigo".




Fuente:
Romancero general, ó Coleccion de romances castellanos anteriores al siglo XVIII, recogidos, ordenados, clasificados y anotados, Volumen 1 (Google eBook)




Otras versiones del romance y el tema:

Poesía en español

El rincón de Leodegundia

Romancero general, ó Coleccion de romances castellanos anteriores al siglo XVIII, recogidos, ordenados, clasificados y anotados, Volumen 1 (Google eBook)

'Don Julián' (artículo de Wikipedia)