Cuento llamado “Otra vez entonces ¿qué?”







Imagina esta escena. Una persona hablando con otra/s. Su discurso discurre. De pronto, el pronombre personal yo/nosotros, sensual como un borde, e inmediatamente, como si el pronombre lo pulsara, un chaparrón individual de canto rodado sobre ese que dijo el pronombre. 
¿Por qué se encorva y/o contrae? Infructuosa evitación. Dicen que porque es la primera vez de esas piedras así cayendo, y dicen, también, que tampoco es infructuosa la citada evitación y que por esto no hay nada allí que haya escapado. 






*